El café frío.
El cielo gris de la ciudad.
La mirada ausente.
Nada que hacer.